¿Estás seguro de que no tienes tiempo?

No tengo tiempo…, si tuviera tiempo…, cuando tenga un poco tiempo me pongo con ello¿cuántas veces te has oído decir esto?

Tu proceso de desarrollo de profesional, tu búsqueda de empleo y la gestión de tu marca personal son (muy) importantes para ti. Necesitamos, claro está, partir de esta base para que haya acción y, por tanto, cambio.

Todo va muy bien en la teoría y en los propósitos pero cuando llegamos a la definición de las actividades que vamos a llevar a la acción para conseguir tu objetivo, surgen las mil variantes del “no tengo tiempo”.

Seamos honestos. Cuando algo nos provoca pasión, nos emociona, nos ilusiona y nos es útil (con que ocurra alguna de ellas es más que suficiente) sacamos tiempo de dónde no lo tenemos. Si cambiamos el “algo” por el “alguien” ni te cuento. Pero esto no viene del todo al caso.

¿Qué tengo que hacer cuando me escucho decir “no tengo tiempo”?

Reflexionar. Ir un poco más allá, no quedarnos en lo fácil. No lo hago porque no tengo tiempo es un argumento facilón y superficial. No, no me vale. No me creo y no me lo creo. No es del todo cierto.

blog tim

Veamos cuáles pueden ser las causas de nuestros no tengo tiempo:

  1. No es tan importante para mí.

Tan simple como esto. Me parece importante pero en mi lista de prioridades no ocupa posición privilegiada. Si lo hiciera, encontraría tiempo para ello. Así de simple.

Si decides que es muy muy importante, súbela en tu ranking y asígnale tiempo.

Si no, fuera frustraciones. No lo haces, porque ahora mismo no es (tan) importante para ti. Pásalo a tu lista de pendientes y cuando tengas hueco libre, acuérdate de esta tarea y te pones con ella. Hasta entonces, relájate.

  1. Has oído a alguien que es importante para ti, pero tú no lo has interiorizado.

Y, por tanto, no hay acción. Has oído que es necesario tener una presencia cuidada en el mundo online en la que dar a conocer la marca que nos hemos forjado en el offline. Pero tu sigues pensando que eso son modas, que no es para tí, que es una pérdida de tiempo.

Mi función será hacerte ver cómo de importante es este aspecto, será tratar de que le des prioridad. Pero debe salir de ti. Cuanto mayor sea tu capacidad de apertura al conocimiento, tus ganas de probar, de hacer cosas diferentes, para (de una vez por todas) conseguir cosas diferentes, mayor será nuestro éxito. Y viceversa.

Hazte el favor, y no te cierres. No te digas “yo, eso no”, sin pensar, sin valorar. Una actitud receptiva, abierta y flexible es imprescindible hoy por hoy. Abandona cuanto antes los letales “no está hecho para mí” y todos sus primos “soy muy mayor o muy joven para eso”, “no, no, a mi eso no me va” etc.

  1. No sabes cómo hacerlo.

Esta opción también es muy plausible. Usamos de forma errónea el “no tengo tiempo” para enmascar un “no sé cómo hacerlo”.

“Para eso del Twitter, yo no tengo tiempo”. En el 95% de los casos, se esconde un “no sé cómo funciona eso del Twitter ni menos aún se cuanto tiempo me va a llevar”.

Esta distinción es fundamental. Puedes estar diciendo que no a hacer algo por falta de tiempo cuando ni siquiera sabes cúanto te llevaría llevarlo a la práctica por puro desconocimiento. La curiosidad, las ganas de aprender, la búsqueda de la excelencia y la mejora continua serán tus mejores aliadas para superar esto y conseguir avanzar.

  1. No acabo de arrancarme a hacerlo.

Sácalo de tu cabeza. Llévalo a la realidad y arranca ya.

Observo con mucha frecuencia este hecho. Personas que piensan mucho, planean, planifican, visualizan, validan, sopesan… pero NO hacen nada!!! Y pasan a no tener tiempo, porque en realidad, lo malgastan pensando, repensando y anticipando todas las posibles consecuencias. Llegan incluso a tirar la toalla por su inventada falta de tiempo sin ni siquiera haber dado un solo paso en la realidad. Me apasiona este tema. (Si, es una amenaza, hablaré de ello muy próximamente)

Así que, no pierdas tu valioso tiempo. Márcate una fecha concreta. Piensa en un proyecto que quieras realizar pero que no haces por falta de tiempo. Me doy 15 días (el tiempo que corresponda, pero que sea justito) de plazo para pensar, evaluar, para recopilar información, para mejorar mi conocimiento o para concentrarme. Para lo que sea que hagas en tu cabeza. Pero fíjate una fecha. Y ese día vas e inicias. Con lo que tengas hasta ese momento. Y le dedicas un espacio de tiempo determinado y previamente definido. Y… magia, justo en ese momento… cobra vida. Ya ha salido de tu cabeza, se ha convertido en realidad. El compromiso crece. Es importante que lo cuentes a cuanta más gente mejor, por aquello de la presión grupal, a la que todos tan bien respondemos.

Y como ya está en marcha, ya ha cobrado vida, sacarás tiempo. Vaya si lo harás.

  1. Tienes miedo.

O tal vez sea inseguridad. O cualquier otra emoción de esas tan poco amables, tan poco útiles, tan inhabilitadoras y poderosas y, por desgracia, tan frecuentes.

Haces bien en tener miedo pero sólo hasta cierto punto. Tener miedo no es negativo. Quedarnos paralizados por tener miedo, si. Mucho además.

El temor a la crítica, a ser juzgado, a no dar la talla, a que se rían de tí, a mostrarte vulnerable. Nuestro Señor Ego sale a relucir y maléficamente nos dice: “antes de dejarme en ridículo mejor te quedas paradito y calladita”. Aquí hay mucho trabajo.

Pero si descubrimos que detrás de la excusa del tiempo está alguno de estos, ya habremos avanzado mucho. No lo hago, porque (de momento) tengo miedo. Bua, ¡qué capacidad de maniobra nos abre que lo manifestemos así! Porque el miedo (y tu bien lo sabes ya por experiencia) se supera. Lo has hecho millones de veces. En realidad tienes miedo a fantasmas y sabemos que no existen. Sabemos que con trabajo y poco a poco se van. Y empezarás a sacar la patita y verás que no sólo no pasa nada, sino que, además, te sentirás tan bien, tan orgulloso de haberle puesto cara a tu miedo, que volverás una y otra vez a derrotarle.

¿Reconoces tus “no tengo tiempo” detrás de alguno de estos? ¿Añadirías alguno más? ¿Estás seguro de que no tienes tiempo?

Sí tienes tiempo. Llénalo de lo que de verdad te importa.

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Jorge Bono dice:

    Excelente tiempo siempre hay aunque cierto es que existen prioridades en la escala del tiempo. Si te apasiona sin duda sacarás el tiempo de donde no lo hay. Si no todo serán excusas encubiertas bajo una falsa afirmación de que no tienes tiempo. Excusas para esconder tus miedos, falta de preparación y mil cuestiones que te puedas plantear. Me ha encantado leerte y descubrir la verdadera realidad escondida bajo la afirmación de que no tengo tiempo. Enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

    1. Elena Arnaiz dice:

      Has hecho una síntesis brillante del post Jorge!!! Mil gracias a tí! A mi me ha encantado que me hayas regalado tu tiempo, tus palabras y tu generosidad!! Casi ná 😉 Un abrazo grande!

      Me gusta

  2. TeresaPL dice:

    Estoy casi segura de que no tengo tiempo, pero voy a darle una vuelta…

    Le gusta a 1 persona

    1. Elena Arnaiz dice:

      jejeje claaaro Teresa! es otra opción! pero si, tu dale una vuelta por si acaso 😉 Recuerda que hablo de cosas que realmente nos importan y queremos hacer. ¿Luego me lo cuentas? Un abrazo y mil gracias por leer y por comentar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s