A los Reyes Magos no les pidas trabajo.

Pídeles, si quieres, un sueño, un deseo, una locura, una actitud pero nunca un trabajo. Y es que encontrar un trabajo jamás debe ser un sueño o un deseo.

Conseguir un nuevo trabajo, es un objetivo, es una meta, es algo concreto, está bien definido, es específico y es tangible y, además, tiene asignados unos tiempos y unas fechas porque es algo que va a ocurrir.

Considerar nuestra búsqueda de empleo como un proceso encaminado a conseguir nuestro objetivo (que no nuestro sueño) es fundamental porque es precisamente esta consideración la que nos lleva a la acción, la que nos hace marcar el tiempo, la que nos motiva, la que hace que pongamos el foco de atención en nosotros y en nuestra capacidad por hacer que las cosas ocurran, la que nos aumenta nuestra sensación de control y nuestra capacidad de maniobra.

Reyes Magos Empleo

Pedirle a los Reyes Magos un trabajo es considerar que este hecho va a ocurrir si se dan una serie de factores externos que quedan fuera de nuestro ámbito de actuación. Es una petición que nos invita a la espera y no a la acción, a la frustración porque no llega y no a la motivación por caminar con fuerza para conseguirlo.

Y es que soñar puede ser muy placentero y poco costoso, nos recreamos con las hipótesis, fantaseamos en el cómo sería sí… pero nos quedamos ahí, no pasamos a la acción, no establecemos un claro compromiso, no metemos los pies en el barro.

Así que a los Reyes Magos, pídeles imaginación. Imaginación que te permita tener apertura suficiente para determinar bien a dónde quieres llegar, para que te deje definirlo exactamente, recrearlo con todo lujo de detalles, desde la ubicación física hasta cómo te sentirás en ese momento. Imaginación que te permita hacerlo más real sacándolo de tu cabeza y plasmándolo en un papel. Escribe, dibuja, dítelo en voz alta. Pero es importante que salga de tus pensamientos, porque ya en ese punto estarás haciéndolo más real y más tangible.

A los Reyes Magos pídeles organización. ¿Te parece que estás muy lejos de tu objetivo? O quizás no tanto como a ti te parece, pero, desde luego y en cualquier caso necesitas organizar el camino. Averigua cuáles son los pasos que vas a tener que dar, define cuales serán los escalones que tendrás que subir, cuánto tiempo te costará subir cada uno de ellos, ponles nombre, dales forma y cuando lo tengas, céntrate en el primero. Comienza el recorrido hacia tu primer objetivo y cuando lo tengas celébralo por todo lo alto, porque estás de enhorabuena.  Ya estás en marcha, ya has puesto en marcha la maquinaria, ya estás aumentando sin cesar las posibilidades de que suceda.

También les puedes pedir coherencia. Para que no vayamos saltando de escalón en escalón sin subir a ningún sitio concreto. La vamos a necesitar mucho para que todos los pasos que vayamos dando sean consecuentes y nos faciliten la llegada a nuestro destino. Una estrategia incoherente en nuestra búsqueda de empleo, nos llevará a consumir nuestros preciados recursos y es un error que no nos podemos permitir. No saltes, no busques atajos, no te recrees en el escalón fácil, en el que se te da bien, avanza aunque implique llenarse más de barro y aunque a veces sientas que no vas a poder subir ese escalón porque nos queda muy alto.

¡Ay los Reyes, cuanto trabajo van a tener con nosotros! Pero es que no se les puede olvidar traernos a nuestra querida constancia. Y si nos puede venir con el kit completo, la paciencia y la motivación, mejor que mejor.  Y es que vaya si les vamos a dar uso a esto, es imprescindible porque el camino a nuestro objetivo es una carrera de fondo, y para colmo, los frutos se ven a largo plazo y no siempre estamos seguros de llegar a conseguirlos con esos pequeños objetivos que vamos consiguiendo.

Por pedir que no quede… A los Reyes Magos también les podemos pedir optimismo. Porque el optimismo será lo que nos permita alcanzar nuestros mini objetivos en compañía. Porque con esa actitud siempre va a haber alguien dispuesto a darnos la mano, que te lleve un poco de dulce (a mi chocolate, por favor) para cuando las energías comiencen a flaquear. Y, sobre todo, porque cuando tú eres consciente de que es complicado, conoces bien los riesgos, las complicaciones pero aún así sabes que lo vas a conseguir lo transmites a los demás, ellos confían en ti y en tus posibilidades y eso, también hace que nuestro objetivo sea más alcanzable.

Y, por último, que no se nos olvide, a los Reyes Magos, pídeles pasión pero no trabajo. Pídeles brillo en los ojos, pídeles cosquilleo y pídeles ganas de volar. La pasión es una de las fuerzas que más nos invita a la acción. Sólo cuando te apasionas por algo reúnes las fuerzas necesarias para vencer obstáculos, para agudizar el ingenio, para intentarlo una y mil veces. Y es que sin duda, debemos apasionarnos por nuestro proceso de desarrollo profesional, por el impacto que dejamos en las demás personas, por lo que transmitimos y hacemos llegar, por ser considerados una buena apuesta, alguien en quien confiar. Alguien a quien merezca la pena contratar.

Pidamos esperanza, pidamos alegría, pidamos lo que se nos ocurra y que tampoco se les olvide (que ellos en esto son ya un perfil muy “senior”) un poco de magia y un poco de suerte, que realmente nos va a hacer falta. Pero recuerda, no les pidas trabajo, porque de eso, de conseguir y luchar por tu objetivo, estoy convencida de que ya te vas a ocupar tú.

 

Este post está publicado originalmente  en La Nueva Ruta del Empleo 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s