¿Por qué te escondes?

Hoy quiero que me digas cuál es el motivo por el que no te atreves a enseñarte, por el que permaneces escondido detrás de tus compañeros, detrás de tu pantalla, detrás… siempre detrás.

Y tú sabes (en el fondo) que eres bueno, sabes que tienes que mucho que aportar, sabes que tienes la capacidad y el talento necesarios para hacer cosas muy bien. Llevas años haciéndolo, pero te empeñas en esconderte. Te empecinas en que sean los demás quienes vayan a descubrirte, quienes vayan desnudándote de tus capas para verte brillar.

¿Pero sabes qué pasa?

Que hoy en día ya no basta con esperar a que sean los otros quienes hagan el esfuerzo. Que a lo mejor hace tiempo te dio resultados y conseguiste tus objetivos esperando a ser descubierto, pero que actualmente ya no te sirve.

Y ¿sabes qué más?

Que no quiero que vuelva a pasarte.

Que no quiero que veas como tus potenciales clientes se van con otro que está más accesible, que se deja ver, que conecta más en definitiva, mientras tu protestas porque tu producto es mucha más calidad y a ti (casi) nadie te lo compra.

Que no quiero que vuelvas a no enterarte de esa oferta de empleo. Que no quiero que veas en LinkedIn otra vez, “Fulanita López” ahora está trabajando en “Fulanitos, S.A.” cuando sabes que en ese puesto tú encajabas a la perfección y ni tan siquiera tuviste la oportunidad de demostrarlo.

No me gustaría tampoco que sigas pensando el “si me dieran la oportunidad de demostrar lo que se hacer…” porque ahora la tienes, y depende de ti, y si no lo estás poniendo en práctica ya, la estás malgastando.

Tampoco quiero que veas una y otra vez como no encuentras el talento que tu empresa necesita. Porque sabes (y la realidad te lo está poniendo en evidencia) que sin personas comprometidas en tu empresa no hay éxito. Y tú no eres capaz de encontrarlas porque resulta que las vías tradicionales para encontrar esos perfiles “raros” han muerto. Ya no te dan resultados y si sigues así, tu profesionalidad pronto estará tan desactualizada como esos canales que de tan poco te sirven ya.

Independientemente de cual sea tu situación, pero no tienes excusas si ahora mismo estás en desempleo, muchas de las soluciones a tus problemas profesionales pasarán por abrir la ventana y que entre aire fresco. Por utilizar los canales para comunicarte con el mundo que están a tu alcance. Por utilizar todos aquellos que sean necesarios para cumplir tus objetivos y por utilizarlos bien y a tu favor. Ya no es cuestión de gustos ni una elección ni algo opcional (ni mucho menos cosas de frikis, que aún sigo oyéndolo de cuando en cuando).

En mayor o menor medida va a ser conveniente que te muestres, que “asomes la patita” y que hagas que te conozcan. Hazlo siguiendo tu línea, no hace falta que dejes de ser prudente, ni que dejes de ser tímida, ni que mucho menos finjas ser quien no eres. Puedes ser igual de encantadoramente reservado y enseñarte con elegancia y dejando huella. Se trata de eso, se trata de que seas la opción de alguien que está buscando “alguien como tú”. Y para eso, es necesario que sepa que existes. Es así de sencillo y no hay más vuelta de hoja.

Esto es así para el 1.0 y para el 2.0 y para la vida en general. Nunca va a venir a buscarte a la cocina de tu casa tu príncipe azul, por mucho que tu belleza interna y externa te acompañen. Esto lo tenemos claro y nuestras abuelas nos lo han recordado con su extrema sabiduría durante muchos años ¿verdad? Pues con nuestro talento pasa exactamente lo mismo.

Si yo no sé lo bueno que eres escribiendo, comunicando, haciendo pulseras, haciendo equipo o lo que quiera que hagas… ¿cómo quieres que te lo compre?

Si yo no sé que estás disponible para trabajar en mi empresa y, además, me demuestras con lo que compartes en tus redes que eres un profesional actualizado y apasionado por su profesión ¿cómo quieres que te tenga en cuenta para mis procesos de selección?

Si yo no sé que los bombones de tu tienda tienen una presencia súper apetecible, que tus fans comentan con mucha frecuencia lo buenísimos que están y que además, me los pones con un lacito muy mono ¿cómo quieres que vaya a comprarte la próxima vez que me pase por allí?

Hace años tenías pocas herramientas a tu alcance para poder mostrarme todas estas cosas. Ahora eso ha cambiado. Lo sabes. Sabes que hay gente a la que le funciona. Los conoces, hablas con ellos a diario. Ya no es algo que has escuchado, algo que te sonaba lejos.

Es una realidad, está aquí y ha venido para quedarse. Así que explícame, ¿a qué tienes miedo?

Vete pensando y espero que me los digas. Sé que lo harás en privado (que  eso de expresarte en público a ti (aún) no te va) Pero con los que yo he experimentado y, afortunadamente voy superando, con los que me van diciendo las personitas a las que tengo el gustazo de acompañar en mis talleres y en mi día a día profesional, con los que a mí se me ocurren cuando hago mil y un esfuerzos por meterme en tu cabeza y ponerme en tu lugar y con los que tú me digas, haremos un bonito diccionario del miedo a triunfar.

¿Me dejas que te vea?

 

 

 

 

Fuente foto: Foto: Dithedy – As del escondite

Este post está publicado originalmente en La Nueva Ruta del Empleo 

Anuncios

11 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Reblogueó esto en Recordando mi infanciay comentado:
    Me encanta como transmites!!
    Enhorabuena!!

    Me gusta

  2. Menuda directa ;). No te andas por las ramas, no. Me gusta mucho la entrada sin tapujos, sin censura, claro y directo

    Le gusta a 1 persona

    1. Elena Arnaiz dice:

      jajajajaja ya sabes María!! Es que creo tan fimemente en lo que planteo que no puedo evitar manifestarme de forma contundente 😉 Mil gracias por comentar y espero que te haya sido interesante!! un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  3. Juan dice:

    Hola Elena, … es lo que me gusta de este blog, y que lo diferencia de muchísimos de los que existen. Además de tener unos contenidos muy interesantes y tener un diseño muy bonito, detrás de cada palabra y de cada frase, se palpa una persona entregada a su trabajo, con ilusión. Lo mismo pasa con cada contestación que haces. Esa es la gran diferencia.

    Años de experiencia me dicen, que antes existía un cierto romanticismo en las contrataciones y en los trabajos. Hoy, la competitividad es feroz, y el carácter de cada uno es fundamental. Existen ‘nuevas’ empresas (y no tan nuevas), que tratan de vender nuevas técnicas de contratación, cómo hay que entrevistar, qué preguntas hacer, … tratando de encontrar la receta infalible de contratar a los ‘mejores’. Si a esto añadimos algunas ofertas de empleo, y yo me rio muchas veces cuando leo alguna de ellas pensando, “de verdad que hay profesionales que ‘pueden’ pedir eso?” …, dependiendo la edad o el carácter que tengas, es difícil no esconderse.

    Uniendo esto a lo que comentas en este post, y has comentado en algún otro momento, es fundamental saber venderte, saber sacar lo mejor de uno, saber encandilar a quien tienes frente a ti, … en definitiva, dejar de esconderte. A veces es difícil porque también hay mucho humo hoy en día, … mucho título, mucho master, muchos idiomas, … que hace que muchas personas sientan miedo a ese rival, quizás porque se sienten inferiores aunque sean los mejores.

    Ese es tu gran trabajo Elena, transmitir que uno siempre puede, que no se rinda, que no porque pidan lo imposible es inviable un puesto, que se sienta uno seguro de lo que hace, que lo viva, y sobre todo, que lo transmita.

    Gran labor la tuya.
    Gracias.

    Le gusta a 1 persona

    1. Elena Arnaiz dice:

      Muy buenos días Juan,

      Muchísimas gracias por este feedback tan poderoso para mi. ¿Sabes? A veces siento que tal vez me fuera mejor ponerme algún filtro más y escribir de un modo más aséptico. Se me olvida rápido porque para poder escribir no puedo evitar manifestarme así, sin máscaras y tal cual te hablaría si estuvieses delante.
      Y uniendo a lo que promulgo en este post… ¿qué sentido tendría escondarme? Creo que una buena clave del éxito radica en mostrar pedacitos de tu esencia. Y si, también en lo profesional. Debemos dejar atrás esa disociación entre lo personal y lo profesional. Volver a la raíz, volver a la persona es la clave del desarrollo..

      Muchísimas gracias una vez más por tus aportaciones. Me alegran muchísimo!!

      Me gusta

  4. Hola Elena! Un post muy bueno! Y tienes toda la razón, tienes miedo a mostrarte tal y como eres, y prefieres esconderte y pasar desapercibida. Gracias por compartirlo. María Juanes
    lascosasdemariasite

    Le gusta a 2 personas

    1. Elena Arnaiz dice:

      Me alegra mucho Maria Juanes que te guste. Para mi es un post muy especial y en el que creo mucho Y me consta que hoy en día parte de nuestro vendrá determinado por lo bien que sepamos gestionar esto.

      Muchísimas gracias y un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s