Diccionario del miedo a enseñar tu talento

Te preguntaba hace unas semanas que por qué demonios te escondías.

Que por qué no querías salir a defender lo bueno que eres haciendo eso que haces bien.

Trataba de exponerte en este post los motivos por los que es nefasto para tu desarrollo profesional y para tu consecución de logros que no lo hagas.

Me habéis dado muchas respuestas (más de las que hubiera imaginado, sois geniales) y las he unido a las que yo ya tenía y a mi vivencia personal. Analizando los comentarios, el denominador común a todos ellos es el siempre limitante miedo.

Miedo en sus múltiples formatos y con sus más variados disfraces. Cuando una persona tiene un talento bien definido e identificado (siento recordarte una vez más que sin un buen autoconocimiento previo no somos nadie) no da el paso y no lo enseña a los cuatro vientos algún miedo está viniendo a la fiesta sin que le hayamos invitado.

Inseguridad es miedo, prepotencia también es miedo, “no tengo tiempo” es miedo, pasotismo es miedo y, por supuesto, “eso no va conmigo” es miedo por dónde lo mires.

Entre todas las respuestas, me ha salido esta especie de diccionario que a buen seguro podrá convertirse, con tu ayuda, en un amplio manual para identificar nuestros miedos.

Autoestima (en defecto)

  • “¿Quién va a tener interés en escucharme a mi? / ¿en comprar lo que yo hago?

No me quiero… no me quieren. Nadie lo hace. Es así de drástico. Pon la frase en afirmativo y notarás resultados abrumadores.

Altivez

  • “Yo estoy por encima de eso” “El que me quiera encontrar, sabe cómo buscarme. No tengo necesidad de exponerme en ningún lado

Me quiero en exceso, pocos me quieren. Ten mucho cuidado no vayas a morir de éxito. Si has revisado bien tu estrategia y esto es así, adelante, si no lo es y sigues empecinado en tu postura… ¡suerte!

Conspiranoia

  • “No puedo mostrar lo que hago, porque me lo copia la competencia

Si te lo copian es que es bueno. Y, en último caso, el desarrollo de tu idea, tu saber hacer es completamente inevitable. Así que relájate y deja de ver en posibles colaboradores o clientes a espías de la KGB.

Desconocimiento

  • “No tengo ni idea de cómo hacerlo, a mi todo eso me suena a chino

Lo has reconocido y eso es lo realmente importante. Detecta que necesidades de formación o asesoramiento tienes y adelante.

Humildad (en exceso)

  • “A mi me da vergüenza decir por ahí lo bien que se me da hacer algo

Una justa medida de humildad te lleva a la excelencia. Un exceso de humildad, te limita, te resta oportunidades, no te hace lucir en una entrevista de trabajo. No mires hacia abajo cuando hables de tus logros. No eres mejor que nadie, pero sólo tú sabes lo que has luchado por tus éxitos. Enséñalos con orgullo y con alegría por haberlos conseguido.

Inseguridad

  • “Yo no soy tan seguro de mi mismo como tú

La seguridad se consigue teniendo claro quién eres, que quieres y demostrando el movimiento andando. Esa gran diferencia entre el que lo hace y el que se eterniza pensando si lo hará o no. Una vez que das el paso, una vez que sales al escenario, ya no hay lugar a la duda. Actúa. Ponle cara a tus miedos cuantas más veces mejor. La sensación de libertad que te produce, engancha. No podrás dejar de hacerlo.

Irracionalidad

  • “A mi eso no me funciona” “Mi perfil es muy técnico, o muy específico o muy rarito

Siempre hay alguien más que tú en algo. En la rareza también. No lo dudes. Y en todo caso, en ningún modo está reñida la especifidad con ser capaz de enseñar tu talento de forma atractiva.

Justificado (hasta cierto punto siempre)

  • “Estoy hasta el gorro de mi empresa, pero mi jefe no me deja usar las rrss
  • “Trabajo en dos empresas y en una no saben que estoy en la otra y viceversa

No te encierres. La vida son dos días. Existe una solución, escoge una opción cómoda y compatible. Sabes que puedes hacerlo, no te escudes en tu particular situación.

Nostalgia

  • “Donde esté el cara a cara que se quite todo

Pero ¿quién te ha dicho que trabajar tu marca personal implique sólo el 2.0? ¿Quién te ha dicho que el 2.0 pretenda sustituir a nuestro querido mundo palpable y tangible? ¿Quién te ha dicho que porque hagas retweet te inhabilites para dar abrazos? Seamos realistas, el 1.0 y el 2.0 caminan de la mano y cada día se entremezclan más. Aprender a utilizarlas en tu beneficio es tu responsabilidad.

Postergación

            “Cuando me ponga por mi cuenta, me pongo en serio con las redes

¡Vas tarde! Ya, hazlo ya. Da el primer paso hoy. Deja de lado la pereza y arranca ya. Lleva mucho tiempo, la gestión de nuestra marca requiere tiempo y esfuerzo. Da resultados (de los que tú quieres ver) a largo plazo. No desperdicies ni un segundo más.

Paranoia

  • Es peligroso, hay gente muy rara”  “Me niego a compartir mi vida privada en facebook

La vida real está repleta de potenciales peligros y no por ello dejas de perder oportunidades. Las medidas básicas de prevención que utilizas de forma habitual, tu sentido común y unos conocimientos adicionales sobre seguridad en redes te servirán más que de sobra para desterrar cualquier miedo. Respecto a tu privacidad, deja lo íntimo para tu intimidad. Así no caben las dudas.

Reduccionista

  • “Eso es sólo para el cotilleo” “El twitter y el facebook son como el HOLA

Confío en que pronto pases a la fase desconocimiento y asumas que si a tanta gente le está funcionando será porque sirve para mucho más que para eso (que también).

Resentido

  • “Tuve una mala experiencia y no quiero saber nada de las redes sociales

¿Y ya está? ¿Si se te acaba el amor con ella, ya nunca más lo vuelves a intentar con otra? ¿Si te despiden nunca más vuelves a trabajar? ¿Si la rueda de tu coche pincha un día, jamás conducirás? No hace falta que siga ¿verdad?

Vulnerabilidad

  • Me pueden atacar con mayor facilidad

Esto es así. Esto es una realidad. A mayor grado de exposición más abres las puertas para un (en la mayoría de los casos imaginario) ataque. Pero ¿y qué? ¿Vas a vivir a medias por si te hacen daño? ¿Acaso tener la coraza puesta te ha funcionado alguna vez para que no te lo hagan? ¿Te vas a privar de lo bello que es ir por la vida mirando de frente? Asume el riesgo, porque te aseguro que las ventajas superarán con creces a los pesares.

El primer paso para superar tu miedo y tu inactividad es identificarlo, ponerle cara e ir a por él. Te animo de corazón a que no dejes que el miedo gobierne tu vida y tus decisiones. Toma las riendas y enséñate tal y como mereces.

Empieza a escribir hoy mismo tu particular diccionario del éxito.

Este post está publicado originalmente en: http://www.lanuevarutadelempleo.com/Noticias/diccionario-del-miedo-ensenar-tu-talento#sthash.OQDUKt7P.dpuf

Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. NATALIA BARCÁIZTEGUI dice:

    Elena, muchas gracias por este “diccionario del miedo” Es bueno que de vez en cuando lo revisemos para saber en cuantas palabras estamos suspensos… La oportunidad de la recuperación nos permitirá crecer. Cuántas veces somos nosotros mismos nuestro principal obstáculo para el desarrollo personal. Hay que someterse a examen!

    Le gusta a 1 persona

    1. Elena Arnaiz dice:

      Me atrevo a decir que casi en el 90% de las ocasiones Natalia. Es increible como en muchas ocasiones nos convertimos en nuestro peor enemigo. Y detrás siempre está el miedo, la inseguridad, nuestro lenguaje negativo para con nosotros mismos… Cada uno tenemos los nuestros, por eso es importante identificarlos y ponerles el nombre y el tratamiento adecuados 😉 Los resultados cuando actúas y ves que no pasa nada ( o mejor aún, que pasan cosas muy buenas) son espectaculares.
      Mil gracias por tu visita y por compartir! Feliz fin de semana.

      Me gusta

  2. Juan dice:

    Qué tal Elena? Parece que nos hemos escondido todos …

    Estoy de acuerdo contigo en esta nueva re edición del Larousse. Son términos y sentimientos que se palpan cuando tienes que entrevistar a alguien, más en estos momentos en el que no es fácil el acceso al mundo laboral.

    Incluiría el término ‘Angustia’. Creo que lo definiría como una mezcla de todo lo que has descrito porque, es verdad que hay muchas situaciones complicadas que escapan del puro ámbito profesional. Esto se hace especialmente relevante en personas con una edad ya avanzada, y que ven que no son tenidos en cuenta por las empresas contratantes. Aunque es muy difícil dar pautas en ese momento, las que has mencionado son muy válidas para acometer ese tipo de situaciones.

    ‘Enséñate tal y como mereces’, bonita frase que encierra un todo.

    Feliz comienzo de semana.

    Le gusta a 1 persona

    1. Elena Arnaiz dice:

      ¿Cómo se me pudo pasar este comentario tan sumamente bonito Juan? Muchísimas gracias por dedicarme tu tiempo y tus palabras siempre tan acertadas y agradable. Justo la frase que has destacado para mi es la esencia del post. Quierete mucho y enseñate como mereces. Con honestidad y naturalidad, sin necesidad de fingir un superman/woman, cada uno en su estilo, pero no nos pongamos barreras a nosotros mismos.
      Que tengas un fin de semana excelente, muchísimas gracias!

      Me gusta

  3. Ishaces dice:

    Q animante Elena!!!
    Me encanta!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Elena Arnaiz dice:

      jajajajaja y a mi la palabras animante Isa!! Tu si que lo eres, me río un montón con tus aventuras cotidianas! Un beso grande!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s