Hazte amigo de tu curriculum

Es una realidad: hay CVs que parece que han sido hechos por el enemigo. Y da igual la cantidad de información, de sesiones de orientación encaminadas a la mejora de la eficacia de este documento, de los mil trucos infalibles para que tu CV destaque… Sigue siendo asignatura pendiente. ¿Por qué?

  • Porque es muy difícil (aunque al principio engaña).
  • Porque no nos conocemos (aunque creemos que sí)
  • Porque no sabemos ponernos guapos para la ocasión (sobre esto, ni siquiera habíamos pensado).
  • Porque en realidad, lo hago porque me lo piden, pero nunca he entendido para qué hago mi CV ni qué objetivo persigo con él.
  • Porque no nos ponemos en el lugar de quien nos lee.

Deja de hacer caso a los trucos de magia, a los de Times New Roman sí o no, a plantillas ultramodernas y monísimas… Esto son detalles finales. No son factores determinantes. Vete a la raíz. Sólo así podremos incrementar la eficacia de nuestro CV.

(Prometí no hacerlo, pero no me puedo resistir…. Ahí va: A los que te dicen que no pases NUNCA de dos folios; a esos sí, a esos hazles caso, es por tu bien)

Y ahora vamos a lo nuestro, vamos a pensar:

  1. Es muy difícil.

Es tu vida, es tu historia. Tú la conoces bien, está en tu piel, la puedes visualizar. Llevarla al papel, sintetizar, identificar cuáles son los puntos fuertes de nuestra trayectoria, qué problemas sabemos resolver y qué somos capaces de lograr. Eso es lo complicado.

Se honesto, si no sabes hacerlo, pide ayuda. Pide ayuda profesional. Igual que cuando tienes una boda vas a la peluquería, igualito.

  1. Nuestra habilidad para extraer nuestra mejor cara y mostrarla de forma eficaz es, en general, muy escasa.

No practicamos esta habilidad ni nos han educado para ello, y se nota. Y así nos va.  Es imposible poder resultar atractivo a ojos de un reclutador, si ni siquiera yo sé con lo que aporto valor, lo que me hace única, lo que me hace diferente. ¿Cómo me vas a comprar un coche si antes no he reflexionado sobre sus características? Y sobre todo, ¿cómo te vas a quedar con mi coche, si antes yo no te explico bien lo rápido que llegarás, lo cómodo que irás y, lo más importante, lo segurísimo que lo harás? Investiga, escribe, piensa sobre los beneficios que tu presencia en un proyecto empresarial conllevan. Refléjalo.

  1. ¡Ponte guapo!

Sabes que el color ese “cremita rancio” no te favorece, ¿verdad que no te vistes así? Pues os aseguro que yo he visto millones de CV con fotos muy poco agraciadas (y, además, poco ajustadas a la realidad), con formatos de letras espantosas (poco vistosas quiero decir), con el uso del subrayado como herramienta de diseño de máxima sofisticación.

Es una primera impresión y dice bastante de nuestra meticulosidad. Cuidemos estos detalles. No son determinantes, pero ayudan.

  1. Con tu CV tienes que conseguir que la persona que lo lea quiera conocerte.

Tu CV tiene que conseguirte una entrevista. Piensa en elaborar tu CV siguiendo esta pauta y entenderás que no tienes que contarle tu vida en prosa ni elaborar tus memorias destacando en negrita aquellos cursos de nombre infinito de tus veranos universitarios…

Analiza y reflexiona sobre qué es lo que tú sabes hacer que les solucionará su problema, lo que él necesita y tú tienes, déjale claro cómo tú con tu experiencia y conocimientos vas a ayudar a la empresa a conseguir sus objetivos. Pónselo en bandeja y suscita su interés. Permite que quiera saber más, haz que levante el teléfono y te llame para conocerte (ponle el teléfono bien legible y empieza haciéndole un favor desde tu versión en papel, todo suma)

2304874364_cd78bd8073

  1. Es el último, pero es el fundamental. Es el aspecto más determinante y con el que conseguiremos el éxito. No escribimos el CV para nosotros. Lo hacemos para un completo desconocido.

¿Parece una obviedad verdad? Pues lo damos por hecho, o se nos olvida, o no me explico el motivo… Pero tu CV (en la mayoría de los casos) sólo lo entiendes tú y aquí radica el 90% de los fallos de un CV.

Míralo desde esta óptica. ¿Verdad que has dado cosas por supuestas sobre tu trayectoria? Encontrarás mil mejoras que hacer. Todas ellas irán encaminadas a conseguir que quien lo lea te entienda mejor, que no tenga que descifrar, que todo siga un orden, que tenga una coherencia.  Tú CV y tú empezáis a hablar un mismo lenguaje. Y tu seleccionador lo entiende.

Ponte en el lugar de quien te lo va a leer. Otro ejercicio práctico. Mira el paquete de folios de 500 que tienes cerca de la impresora. Piensa que todo ese montón está en su mesa esperando a ser leído.  ¿Entiendes ya por qué tiene que ser todo muy claro, por qué no podemos castigarle con información superflua, redundante o confusa?, ¿ves por qué no más de 2 folios? Creo que es una forma muy clarificadora de entender todas esas pauta de la claridad y la sencillez. Y es que tu CV rara vez estará sólo.

Ahora llama a tu madre, o a tu novia o al vecino. A alguien que no seas tú. Este punto es imprescindible. Ponle el CV a una distancia considerable (un poco más de la distancia habitual para leer) y que te diga que es capaz de ver. Si su respuesta es “nada”, rómpelo. Es un mazacote de letras negras, no sirve. Te aburre hasta a ti.

Si es capaz de ver tu nombre, te ve guapo en la foto, unos números que intuye pueden ser del teléfono, si ve tus estudios y es capaz de adivinar el nombre de algunas empresas con unos puntos vistosos debajo de cada una de ellas (que señalan lo que sabes hacer)… así vas muy bien. Ya casi casi, eres amigo de tu CV. Ya puedes empezar a sentirte orgulloso de él.

No te pares, tu CV y las reflexiones sobre él deberán continuar siempre. Está vivo, como tú propia trayectoria, y una vez que empieces se te ocurrirán mil maneras de mejorarlo.

Llevando a la práctica el resultado de estas reflexiones, tu CV habrá cambiado. Pero lo más importante, habrás cambiado tú y eso es lo realmente valioso. Habrás entendido la necesidad de clarificar tu propuesta de valor, lo que te hace valioso, lo que te hace fuerte. Te sentirás más orgulloso de ti y de tu resumen en papel. Volvemos a caminar hacia el éxito acompañados de buenos amigos.

No lo olvides, hazte buen amigo de tu CV.

Anuncios

8 Comentarios Agrega el tuyo

    1. Elena Arnaiz dice:

      Graaacias Artemisosa 🙂

      Me gusta

  1. Fantásticos consejos ¡tomo nota!

    Le gusta a 1 persona

    1. Elena Arnaiz dice:

      Pues me alegro un montón María !!! Muchísimas gracias por dejarme tu comentario! Me encanta!

      Me gusta

  2. Elena Arnaiz dice:

    Millón de gracias por pasarte y por comentar Teresa!! Es fundamental que aprendamos a hacer un buen trabajo de autoconocimiento y que seamos capaces de plasmarlo de manera atractiva en un papel. Complicado, pero posible! jejeje Saludos!!!

    Me gusta

  3. Reblogueó esto en Pared de Corchoy comentado:
    Me ha encantado el estilo y la forma de este post, con el toque de humor que hace más divertido cambiar y darse cuenta de las realidades.
    Cambia tu visión y hazte amigo de CV.

    Le gusta a 1 persona

    1. Elena Arnaiz dice:

      Muchísimas gracias Yolanda por tu visita, por llevartelo a tu blog y por agradecer mi sentido del humor que tanto y tanto me aporta, jajajaja Soy una firme defensora de su uso en casi casi todas las ocasiones! Gracias! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  4. TeresaPL dice:

    Tienes toda la razón. A mí me han llegado cvs que ni he reenviado ni he leído porque sólo al mirarlos la imagen que daban de la persona era desastrosa. Ahora que hay que pelear por un puesto de trabajo, el Cv es la tarjeta de visita y es clave cuidarlo !

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s